Ruta senderismo: Puerto de Navaluenga y Peña Horcada


Tiempo: 7 horas 45minutos (Ruta circular)

Inicio y final: Puente románico de Navaluenga (751m)

Máxima altura: Peña Horcada (1825m)




Para comenzar esta ruta debemos situarnos al lado del puente románico de Navaluenga y de la ermita de San Isidro. Aquí encontramos los carteles de las rutas PR 9 y PR 10. El principio de nuestra ruta coincide con el PR 9 cuyas marcas seguiremos.

Salimos del pueblo por la calle Camino de Piedralaves por una estrecha vereda que nos introduce en el robledal. Sin haber ascendido demasiado, llegaremos a una bifurcación (de las muchas que encontraremos) que enlaza con el PR 10. Seguimos por la derecha siguiendo las marcas amarillas y blancas, ganando altura entre robles y tapias.

Cruzaremos primero la garganta de Lanchamala por un puente de hormigón, y más tarde la garganta de Muñogrande por una pasarela de madera.

El camino ahora gana altura por una cómoda vereda. Dejamos a la izquierda el desvío que lleva al refugio del Chorro y llegamos, tras vadear la garganta del Horno, al punto en el cual abandonaremos el camino. En lugar de seguir las marcas hacia Aguas Claras, nos desviamos a la izquierda por lo que era el camino de Piedralaves. En un primer momento trataremos de seguir los hitos hasta salir del bosque y llegar a zona de matorrales.

Aquí se nos hará mas difícil seguir el camino ya que hay hitos que nos alejan de nuestro destino. Subiendo fuertemente nos dirigiremos hacia nuestra izquierda tomando como referencia la garganta del Horno. Es la garganta que cruzamos hace unos minutos y que llevaremos siempre a nuestra izquierda a cierta distancia. Tras varios minutos andando veremos a lo lejos un gran hito de piedras que marca la posición de una fuente.

Hacia él nos dirigiremos para refrescarnos en la fuente después de la costosa subida entre piedras y matorrales. Desde este punto solo nos queda ascender rectos hacia el collado en el cual alcanzamos en pocos minutos el puerto de Navaluenga.

En un último esfuerzo subimos a las piedras que hay a nuestra derecha: Peña Horcada (1825m). Compensa el esfuerzo las vistas que desde aquí hay de Lanchamala...

...y del sur de Gredos, con la sierra de San Vicente en primer término y Los Montes de Toledo al Fondo.

Desde Peña Horcada observamos hacia el este un pinar y una pista forestal que llega hasta la cuerda de la sierra. Por esta pista haremos el regreso y hacia allí nos dirigiremos.

Tras un pequeño tramo de pasto y matorral nos adentramos en el pinar y en la Reserva Natural del Valle de Iruelas. Pasados unos minutos comenzaremos una gran sucesión de curvas en zigzag que nos harán perder gran parte de la altura ganada. Dejando algún que otro desvío hacia fuentes, como la de Peña Grande, llegamos a un estanque y vadeamos la garganta del Cambronal.

Aquí encontramos varias bifurcaciones. Por la derecha asciende el PR 10 desde Navaluenga, hacia la izquierda una vereda nos introduce en la garganta. Nosotros seguiremos rectos por la pista siguiendo el PR hacia la ermita. Tras algo menos de dos kilómetros, y de abandonar la zona de reserva, llegamos a una pista que asciende a la izquierda. Aquí nos desviaremos unos instantes para ascender hasta la ermita de la Virgen del Espino.

Volvemos de nuevo a la pista que traíamos desde la garganta del Cambronal y continuamos por la izquierda para descender por una nueva serie de curvas en zigzag en la zona de La Hoya. Cruzaremos otra vez, tras este último descenso, las gargantas de Muñogrande y Lanchamala. Con la imagen de Navaluenga y la sierra de La Paramera al fondo...

...enlazamos con el GR 10 que viene por la derecha del Valle de Iruelas y entramos en el pueblo por el este. Siguiendo esta calle, la calle Camino Agua Prados, llegaremos de nuevo al punto de partida: el puente románico de Navaluenga.